Cómo conservar el zumo recién exprimido

Cuando preparamos zumo de naranja natural, o con cualquier otra fruta, este tiende a oxidarse transcurrido poco tiempo. Además, con la oxidación se suele deteriorar el sabor del zumo y según los ingredientes también pierde sus propiedades.

Sin embargo, en el post de hoy os vamos a dar una serie de consejos para que vuestros deliciosos zumos caseros se mantengan como recién exprimidos y no pierdan ni una gota de sabor. Con estas recomendaciones podrás conservar tus zumos en la nevera hasta 3 días en perfectas condiciones.

Trucos para conservar el zumo recién exprimido

Lo primero es elegir la fruta cuando esté en el momento perfecto de su maduración y mejor aún utilizar fruta de temporada, ya que es la forma de asegurarse que son alimentos frescos y que están en la mejor época para disfrutar de su sabor. Utilizando la fruta apropiada obtendrás una mayor cantidad de zumo y un mejor sabor.

Una vez tengas tus frutas seleccionadas, hay 2 opciones: La primera es que enfríes la fruta antes de exprimirla. Si enfrías la fruta a una temperatura de unos 10 grados conseguirás evitar la reacción de las enzimas de la fruta al calor, esta reacción es la que genera el proceso de oxidación. La segunda opción para disminuir la oxidación es darle un punto de cocción a la fruta para alargar su vida y controlar la oxidación natural, pero en esta opción también depende el tipo de fruta que se emplee en el zumo.

Cuando ya tengas la fruta lista y exprimida, para una buena conservación debes colar el zumo, ya que las enzimas de la fruta utilizan la pulpa para el proceso de oxidación. Puede que seas de los que les encanta la pulpa en el zumo, pero para prolongar su conservación vas a tener que prescindir de ella utilizando un colador o un tamiz.

Otro truco es añadir unas cucharadas de zumo de limón a tu licuado ya exprimido y colado. Con ello lograrás bajar el pH y, con ello, la oxidación de tu zumo natural recién exprimido.

Finalmente, una vez tengas el zumo natural exprimido sin pulpa y con unas cucharaditas de limón, pasamos a las recomendaciones para su envasado.

Es importante que utilices envases limpios y que puedan cerrarse de forma hermética, cuanto menos contacto con el oxígeno, menos oxidación, por lo que si el zumo se puede envasar al vacío, mejor que mejor.

Con estos consejos conseguirás alargar la vida de tu zumo al menos 3 días en la nevera. Pero para asegurar la mejor conservación, también puedes optar por pasteurizar tus zumos.

La pasteurización es un proceso sencillo. Consiste en someter al zumo a una temperatura aproximada de 80 grados durante un corto período de tiempo (30 minutos aproximadamente) y, después, enfriarlo rápidamente.

Gracias a este proceso se destruyen los microorganismos sin alterar la composición y cualidades del zumo para alargar su vida útil. Por otra parte, también hay que hervir y desinfectar los envases que vayan a estar en contacto con el zumo durante 10 minutos y por supuesto, intentar no tocar los envases esterilizados con las manos.

Como ves, alargar la vida de tus zumos naturales recién exprimidos es sencillo. Ya no tendrás que escuchar el típico “¡bébetelo rápido que se van las vitaminas!” y podrás disfrutar del delicioso sabor de tus zumos durante más tiempo.